La Asociación Española de Videojuegos advierte sobre las consecuencias de la emulación

La organización centra su foco en los juegos retro y los peligros legales de la piratería de cara a la campaña de Navidad

Si hay un problema que lleva arrastrando la industria de los videojuegos desde hace ya muchos años es el de la piratería, copias obtenidas de manera ilícita y vendidas de estraperlo o, incluso, subidas de manera gratuita a la web para que cualquiera pueda jugar un título a expensas de aquellos que lo crearon sin darles nada a cambio.

Dado esta situación, donde los consumidores cada vez ven más difusa la línea entre un software legal y uno ilícito, la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) ha emitido un comunicado hablando sobre todos estos productos declarando que, «la industria del videojuego hace un llamamiento sobre la importancia de respetar los derechos de autor y favorecer el desarrollo de la oferta legal de contenidos en España evitando las infracciones de derechos de propiedad intelectual como, por ejemplo, el uso de dispositivos de emulación para jugar con copias ilícitas de videojuegos».

Cuando ha salido el tema de las consecuencias penales, el director de AEVI, Jose Maria Moreno, tenía esto que decir: «La elusión de las medidas tecnológicas de protección establecidas sobre cualquier dispositivo, incluidas las videoconsolas, o en un videojuego para proceder a la emulación, es un ilícito civil e incluso penal”. E incluso aclaraban el término conocido como «abandonware«, que hace referencia a juegos cuyas compañías han cesado su comercialización o han desaparecido de la industria. AEVI comentaba que incluso en estos casos su emulación sigue constituyendo delito debido a que «las compañías que originalmente eran propietarias del software no libera de derechos a las obras, que suelen acabar en manos de terceras partes».

En cuanto a las penas, pueden bailar entre los 6 y 4 años en prisión y multas desde los 12 hasta los 24 meses, determinado por la gravedad de la infracción. Toda esta conversación vuelve a traer al escenario el debate sobre la labor de conservación de la piratería y si realmente, emular ayuda a mantener el medio y su legado en el tiempo. 

Acerca de Adrián Álvarez

Integrador Social y apasionado de los videojuegos, Cofundador y redactor de Helgames y un amante de los Soulslike y Roguelikes.

Ver todas las entradas de Adrián Álvarez →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.