Análisis: Beyond a Steel Sky

Beyond A Steel Sky

¡Vivan las aventuras gráficas!

El género de las aventuras gráficas no suele ser al que más dedico mi tiempo, debiéndose esto en mayor parte a mi falta de tiempo y a la poca paciencia que tenga con las historias, pero en este caso hice una excepción. Me encontraba en un momento un tanto vulnerable, en el que necesitaba algo calmado y que me permitiera relajarme mientras disfruto de su historia, su apartado visual y su banda sonora, y desde ya os digo que en ese sentido ha cumplido.

Antes de continuar me gustaría recordar que este título ya puede ser adquirido, tanto en formato físico, distribuido por Meridiem Games, o digital para algunas de las principales plataformas del mercado. Además, también es necesario comentar que estamos ante una secuela de un clásico, por lo que si quieres tener la experiencia completa deberías jugar en primer lugar la primera entrega. A pesar de esto he de decirte que puedes jugar esta secuela en primer lugar sin problema, esto es gracias a una cinemática inicial en la que te explican los sucesos de este primer título. Ahora, sin nada más que decir, vamos a meter toda la carne en el asador y vamos a hablar del título que nos ocupa en el día de hoy.

Estamos, como he comentado anteriormente, ante una aventura gráfica, por lo que sagas como Life is Strange o títulos como los desarrollados por Telltale Games pueden ser los más parecidos a este juego (aunque su mayor exponente es su primera entrega, la cual es anterior a estos grandes títulos del género). Si hay algo que todos estos títulos tienen en común es el énfasis en su historia, la cual suele ser el eje de este tipo de aventuras. Esta historia suele estar bien tratada, teniendo giros de guion inesperados y personajes de lo más interesantes, y Beyond a Steel Sky cumple esto con creces.

Nos encontramos ante una historia con temática de ciencia ficción, en la que nuestro deber será encontrar a un niño de nuestra tribu que fue secuestrado en nuestras propias narices. Para ello, deberemos adentrarnos en una ciudad muy avanzada tecnológicamente. Esto desencadenará una trama de lo más interesante, usando como base el argumento que ya os hemos contado. Además, como ya os adelantábamos anteriormente, nos encontraremos una gran cantidad de personajes de lo más interesantes, algo que es característico del género y que Beyond a Steel Sky consigue hacer de maravilla.

Gameplay Beyond a Steel Sky
El gameplay de este título es el clásico del género.

Por su parte, la jugabilidad es como la de cualquier juego del género, en el que tendremos que deambular por escenarios muy amplios en la mayoría de los casos y fijarnos en todos los detalles, recogiendo objetos y hablando con los diferentes NPC’s que nos encontremos. Además, este título tiene un gran componente de juego de puzles, introduciendo un factor que suele estar en los juegos del género, pero que no suele explotar demasiado.

Adicionalmente, es necesario dejar claro que este título presenta acertijos complicados en muchos casos, por lo que en muchas ocasiones os encontraréis buscando una guía de este título para continuar con la aventura. Más allá de esta dificultad, diría que estos están muy bien pensados, permitiendo algunos de ellos abordarlos desde diferentes ángulos, haciendo de la imaginación del jugador un factor importante en su experiencia como usuario.

Gráficos Beyond a Steel Sky
El estilo cómic funciona muy bien en las cinemáticas.

Si nos centramos un poco en el apartado gráfico, podemos decir que estamos ante una estética de lo más interesante. El título mantiene en todo momento un marcado estilo cómic, sin embargo, esto se siente más “real” en algunos momentos que otros. Para ser más específicos, la cinemática inicial que mencionamos con anterioridad parece sacada directamente de unas viñetas de algún cómic, mientras que el juego en general no suele generar esa sensación. No quiero que se me malinterprete, en todo momento se notará este estilo artístico, pero no está tan marcado cuando nos ponen a los mandos del título.

Lo que sí he de decir es que, este apartado artístico se siente sin alma cuando controlamos a nuestro personaje, contrastando enormemente con las escenas cinemáticas. No es un mal apartado gráfico, no obstante, es simplón y no dice nada al usuario, además de que, siendo francos, existen muchos que utilizan esta dirección artística de maneras mucho mejores.

Sobre el rendimiento, os diré que no he tenido ni un solo error a lo largo de toda mi aventura, y que el rendimiento en consolas de nueva generación es impecable. En mi caso, lo he analizado en una Xbox Series S, y había dos calidades gráficas a elegir, una que priorizaba los frames por encima del apartado gráfico y la contraria, la cual prioriza la definición a los frames. Jugué prácticamente todo el título en la primera opción, y funciona de lujo.

Rendimiento Beyond a Steel Sky
Beyond a Steel Sky funciona de lujo en la nueva generación.

Para concluir, me gustaría decir que este título es lo que se suele llamar “café para muy cafeteros“, dado que estamos ante una aventura gráfica con todas las letras. Eso sí, es necesario dejar claro que si es tu primer título del género no lo pasarás tan mal, dado que, a pesar de sus complicados puzles, no estamos ante un título muy extenso, teniendo una duración de unas 10 horas si vas directo a por la historia. Beyond a Steel Sky es un juego que no innova demasiado, pero que cumple, entregándonos un gran exponente del género al que representa.

Acerca de Aarón Márquez

Desarrollador aspirante y videojugador empedernido. Me encanta compartir mi opinión sobre los juegos a los que dedico mi tiempo.

Ver todas las entradas de Aarón Márquez →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.