Análisis: Gotham Knights – Un juego que lucha por encontrarse a si mismo

Análisis: Gotham Knights - Un juego que lucha por encontrarse a si mismo

Cuando en 2020 se anunció Gotham Knights pensé que un juego en el universo de Batman, pero sin Batman, era una buena idea. Ahora, 2 años después, ha salido por fin Gotham Knights y podemos resolver la gran duda. Lo nuevo de Warner Bros. Games Montreal, los creadores de Batman Arkham Origins, es un RPG de acción en mundo abierto, por lo que, antes de nada hay que avisar de que esto no forma parte del Arkham-verso; es una experiencia totalmente independiente con un universo y una forma de jugar totalmente distinta. 

El juego al ser un RPG se enfoca principalmente en la subida de niveles, en mejorar habilidades y desbloquear nuevas, creación de trajes y armas, un mapa enorme, dividido en tres islas con muchas actividades, carreras, pruebas contrarreloj y, lo más importante, la historia. Todo esto lo profundizaremos en detalle a lo largo del análisis.

Pero antes de entrar al turrón, cabe agradecer a Warner Bros. España darnos la oportunidad de analizar uno de sus juegos más grandes e importantes del año. Como ya sabréis, Gotham Knights salió el pasado 21 de octubre para Xbox Series X|S, PS5 (versión analizada) y PC. Ahora sí, dentro análisis.

Batman ha muerto, y así se muestra durante los primeros 10 minutos del juego en la que se nos presenta la carta (vídeo) de despedida del caballero oscuro. Este es el detonante por el que nuestros nuevos protagonistas: Batgirl, Red Hood, Knightwin y Robin; se unen para resolver el misterio y el motivo de su muerte. El juego muestra un profundo respeto y cariño por el universo del hombre murciélago y se nota desde el primer minuto, por lo que si eres fanático de Batman encontrará muchísimas referencias y detallitos que todo fan entenderá, incluso algunas referencias a otros personajes de DC.

Las vistas de Gotham siempre incitan a meterse entre los callejones.

Defender una ciudad llena de criminales

Lo primero que quiero abordad es el combate, ya que me ha gustado, pero tiene ciertos matices. Si algo se le debe reconocer es que el combate de gusto de ver, con movimientos para cada personaje, con sus propios combos y finishers pero poco variado. Al ser un RPG cuenta con elementos, pero realmente no son diferenciales. Adaptarse al combate es muy sencillo e intuitivo aunque repetitivo. El principal problema de esto es por el diseño de los enemigos y su IA, que deja un poco que desear. 

Nuestros protagonistas cuentan con la misma cantidad de golpes básicos, golpe fuerte, golpe normal y sus respectivas armas a distancia (personalmente el que más me ha gustado a distancia es Capucha Roja, es más, con él he jugado el 90% del juego). También cuenta con sus animaciones de esquiva y demás habilidades. Indagando más en el tema de habilidades tenemos varias y para poder usarlas tenemos que golpear a los enemigos y hacer esquivas perfectas para llenar unas barras. Cuando esta coreografía se hace bien, resulta vistoso y espectacular para el espectador, por lo que es un añadido realmente positivo.

Cierto es que llegará un momento en el que sentiremos que todo el rato hacemos lo mismo en el combate, ya que todo es combate cuerpo a cuerpo, con algunos momentos de combate a distancia para romper la defensa de enemigos (por ejemplo, los enemigos que llevan escudo). Por si fuera poco, también se pueden afrontar los conflictos con sigilo, una alternativa eficaz contra enemigos básicos y que el diseño del juego lo permite, ya que es bastante sencillo (al menos en la dificultad que lo jugué, normal). Eso sí, una vez eliminado los enemigos básicos hay que combatir directamente contra los enemigos más grandes, si los hay en el nivel.

A lo largo de Gotham Knights nos encontraremos con muchos tipos de enemigos y sin contar con algunos especiales (las garras, por ejemplo) llegarán un punto que veremos que el patrón se repite bastante. Esto no sería un problema si el juego fuera relativamente corto como en un Arkham, pero al ser un juego denso y largo, llega a ser algo molesto porque el patrón cambia, pero los cambios son sutiles: quemar, congelar, envenenar, aturdir…

Lo que peor he llevado es que algunos enemigos en lugar de ser retos por sus movimientos son difíciles porque aguantan muchos golpes, lo que te hace sentir un poco de frustración y me hace pensar que, como el juego quiere ser más un RPG, esto lo hayan hecho justamente por eso, por ser un RPG y tener que subir la vida a los enemigos para tener que golpear más.

Este seguramente será el apartado más breve, ya que el cooperativo lo he jugado, pero no he completado el juego usando esta función, puesto que el juego se adapta muy bien al usuario que prefiera una experiencia solitaria. Tras lo que consideraríamos el tutorial, se nos desbloquea esta opción, pudiendo explorar con amigos todo Gotham y completar misiones juntos. Los enemigos se adaptarán al nivel de ambos, lo que está muy bien para que no se descompense, incluso algunos bosses cambian el patrón si son dos jugadores (más adelante llegará la opción de cooperativo para 4 jugadores). También se podrán hacer combos especiales en conjunto. Es más, si juegas la partida de un amigo y en su mundo completas una misión que en tu partida no has jugado, cuando llegues a tu partida podrás omitir esa misión para no tener que repetirla.

En conclusión con el modo cooperativo, he de decir que es una funcionalidad genial. Le da más vida al juego y nos da la posibilidad de hacer todo con un amigo. Se siente una experiencia muy enriquecedora. 

Los enemigos con escudo son los más pesados, puesto que se defienden y hacen muchos golpes de embestida. Romper la defensa con las pistolas es la mejor opción.

Gotham City, otro protagonista

Ahora hablemos de su mundo. Una de las cosas que más he notado es que el juego en momentos entra en conflicto, puesto que hay momentos que se siente un juego puramente lineal y narrativo, y en otros tenemos un mundo plagado de iconos que a veces se nos obligará a completar para poder seguir en la historia, algo que realmente se siente forzado. 

En lo que afronta la historia principal de Gotham Knights, y las secundarias más importantes, es todo lineal; en sitios cerrados y más opresivos, recordando en ocasiones a los Arkham, y se separa totalmente del mundo abierto. Esas misiones lineales siguen un patrón ya establecido en este tipo de aventuras, acción, sigilo, investigación y algún que otro puzle. Normalmente, cuentan con algún jefe final, aunque salvo tres o cuatro se suelen sentir cortos y relativamente sencillos.

Cuándo he mencionado que el juego chocaba es precisamente porque entre  misiones principales nos obligan a hacer actividades en el mundo abierto para progresar y subir de nivel.  Estas actividades no tardan en ser repetitivas, puesto que todas siguen un mismo patrón, detener a criminales, despejar guaridas, ayudar a policías, etc. Desde el Campanario, nuestra nueva batcueva, veremos una pantalla gigante en la que veremos la actividad criminal de Gotham, en el campanario se nos enseñarán movimientos nuevos de combate, tendremos un taller para modificar el color de la batmoto, podremos mejorar los trajes de las armas y, por si fuera poco, podremos tener conversaciones inéditas con los demás compañeros incluido nuestro querido Alfred, el mayordomo de Bruce Wayne.

Para que en las pantallas grandes veamos la actividad criminal de Gotham, deberemos derrotar enemigos en mundo abierto y acabar con los crímenes espontáneos de la noche para así poder desbloquear crímenes premeditados, que serán misiones secundarias con la que tendremos mejor recompensa. Esto es una novedad que realmente, durante las primeras horas, se siente fresco porque eso te premia a acabar con más criminales, para así poder detener a otros criminales durante la siguiente noche. El recorrido de esta novedad jugable es muy corta, ya que al ser siempre los mismos enemigos, una vez las haces quince noches, (en el juego) ya se hace pesado.

Y hablando de la exploración y la ciudad de Gotham Knights, se tiene que reconocer que es brillante el diseño de la ciudad, ya que cuenta con mucha personalidad. Las luces de los edificios se mezclan con la niebla y crean estampas realmente únicas. Cuando estás sobrevolando la ciudad, ya sea con el gancho o con otro método de desplazamiento, por el aire (Red Hood usa una brecha, debido a su poder con el pozo de lázaro; Robin se teletransporta, Knightwin tiene un ala delta y Batgirl cuenta con la capa) se siente muy bien. Realmente, el problema es que si usas la batmoto, y durante las primeras horas así será, se ve que el juego tiene muchas carencias y se siente una ciudad muy vacía. Por suerte, durante un momento del juego desbloqueas el desplazamiento rápido, aunque para usarlo tendrás que despejar ciertas zonas del mapa para poder desbloquearlo en un minijuego muy cortito, pero que, siendo justos, me ha gustado.

Para acabar con el mundo de Gotham Knights, decir que para pasarme el juego junto a varias misiones secundarias he tardado unas 30 horas (finalmente, dejando de lado coleccionables y eventos del mapa porque era repetitivo) y en todo momento he sentido que, quizá, el juego podría durar quince horas menos, con un mundo abierto mucho más pequeño, y la experiencia seguramente sería mucho mejor de lo que ha sido realmente. Ojo, no ha sido mala la experiencia, pero sí algo más largo de lo que creía. Seguramente, por el hecho de ser un RPG, este ha sido el resultado.

Las luces mezclándose con la niebla es de lo que más me ha gustado del mundo abierto que tiene este título.

La Corte de los Búhos y la trama

El principal objetivo de Gotham Knights es saber quién o quiénes mataron al hombre murciélago, por lo que la trama gira en torno a destapar una sociedad secreta que, supuestamente, lleva siglos manejando los hilos de la ciudad, controlando a su antojo el devenir de todo. Esta sociedad, como bien sabréis, es conocida como la Corte de los Búhos. Eso mueve una trama que toca, de forma bastante elegante, problemas de nuestra sociedad como la corrupción, el chantaje, el poder, la desigualdad de clases y el ego de los ricos. Y es que, a pesar de hacer muy bien eso, los personajes y villanos que se mueven por la trama, algunos, se sienten desaprovechados. En ocasiones, no tienen problema en «abandonar» la trama oscura y opresiva para hacer chascarrillos que, sinceramente, no pegan y desentonan, al menos desde mi punto de vista. Sin entrar en spoilers, también recalcar que, quizá, el final del juego no es lo que más me ha convencido/gustado de la historia. Creo que se podría haber resuelto de otra manera, sobre todo por el enorme potencial que tiene la narrativa, quizá algo desaprovechada.

Lo que más me ha gustado de la narrativa, dejando de lado el tema de la Corte, es la convivencia entre los cuatro protagonistas. Les veremos en momentos cotidianos haciendo que empaticemos más con ellos, momentos tan rutinarios como hacer la comida o jugar a la consola. Estas situaciones se hacen agradables porque indagamos más en la personalidad de ellos y la construcción de cada personaje se siente más humana. Hay personajes que tienen sus diferencias, otros personajes que tienen sus malos recuerdos y su personalidad está muy ligada a malas experiencias del pasado (Red Hood, por ejemplo), por lo que quizá se le ve más despegado del grupo.

Desde el menú contamos con un correo electrónico en el que vemos más interacción entre los personajes, algunos pidiendo consejos, otros organizándose para ir a una manifestación, otros hablando sobre hacer un podcast, etc. Incluso en algunos correos podremos ver referencias muy agradables para los fans de DC. Quizá, parezca algo prescindible para algunos, pero a mí me ayuda a empatizar con todos ellos.

Aparte, todos juntos intentan superar la muerte de Bruce, constantemente estarán hablando con Alfred sobre algunos recuerdos que tienen, demostrando que le tenían mucho aprecio. Al final, también es una forma de que el famoso Hombre Murciélago tenga más presencia en esta propuesta.

Lo último que quiero destacar de la trama son sus villanos secundarios, pero que se sienten como principales. Esos son Harley Quinn, Mr. Freeze y Clayface. Cada uno tiene su objetivo y su personalidad, la que más destaca es, por supuesto, Harley Quinn, con su personalidad anárquica y “loca” que busca el caos. Clayface vive en su mundo paralelo y vive creyendo que todo es una película. Por otro lado, Mr. Freeze perdió la cabeza cuando su mujer Nora le dejó, ya que vio que se había trastornado, eso le vuelve a convertir en un villano y quiere construir una máquina para congelar el mundo entero (cada uno tiene sus metas en la vida).

La estructura de estas misiones son exactamente igual que las principales. En ocasiones, estas misiones cortan el progreso, obligando a hacer misiones del mundo abierto para subir de nivel. Por lo demás, estas misiones las recomiendo, puesto que las mejores peleas finales, en mi opinión, son justamente las de estas, aunque algunas peleas se sienten demasiado largas. Lo malo es que son pocas.

En ocasiones tendremos que colaborar con villanos.

¿Se ve y se escucha como un juego puramente Next-Gen?

Gotham Knights, originalmente, se anunció como un juego intergeneracional, pero hace unos meses decidieron cancelar las versiones de anterior generación para dar el todo por las versiones de Xbox Series X|S y PS5. Se tiene que reconocer que el resultado es peor de lo que me gustaría. El juego va a 4K y 30 FPS, eso para una aventura en tercera persona de mundo abierto es algo negativo. Lo ideal hubiese sido un modo rendimiento. A pesar de eso, el propio rendimiento es bastante sólido, sobre todo en las misiones “cerradas”, ya que el juego no debe cargar una ciudad enorme, pero cuando vamos en batmoto el juego pega varios tirones, siendo algo molesto. Lo más preocupante es que la ciudad se siente vacía y con popping.

Dejando de lado el tema framerate y hablando de lo puramente gráfico, el juego no se siente de nueva generación. Se ve bien, pero no justifica abandonar la generación anterior para esto. Lo que más me ha gustado es el diseño artístico. Una ciudad con mucha personalidad, con edificios con diseños únicos y con interiores (misiones principales) que denotan el cariño que ha tenido el estudio para crear estos escenarios. Si jugáis con HDR, la ciudad incluso destaca más, por como se mezcla los colores de la ciudad con la niebla, creando una sensación opresiva y misteriosa. Recordad que, tanto los Arkham como este Gotham Knights, trascurren solamente de noche.

En lo que respecta al sonido, para mi todo es positivo. La música pega perfectamente con el contexto de cada situación, el doblaje al castellano me ha sorprendido para bien, con buenas actuaciones. Los efectos de sonido, sin ser la gran cosa, cumplen a la perfección y, además, el juego cuenta con algunas canciones muy reconocibles. 

Gotham no deja de ser un gran decorado que se siente vacío, por desgracia.

Conclusión final

En líneas generales, Gotham Knights me ha gustado. Es un mundo abierto con elementos RPG a lo Assassin’s Creed Odyssey, pero más reducido (que se agradece). Aun así, en muchas ocasiones, siento que estoy jugando a un juego que debió salir hace 6-7 años, por lo que en ocasiones es un poco frustrante. La historia principal y como se desarrollan los conflictos, junto a la evolución de los personajes, es lo que más me ha gustado (sin contar el final que… bueno, ya lo veréis, si es que no lo habéis visto aún). 

La multitud de referencias y secretos al universo de Batman es brillante, además de otras referencias a otros universos de DC. La ciudad es magnífica y muy bien estructurada, dividido en tres islas, pero se siente vacía y el contenido que hay es muy repetitivo. El principal problema de eso es que el juego quiere ser dos cosas, por lo que no se profundiza lo suficiente y el resultado es el que es.

El combate, los combos y las animaciones son buenas, pero el feedback con los enemigos no es muy recíproco, por lo que sientes que estás machacando botones para restar vida y ya, la IA no ayuda. Lo peor que tiene el juego es que obliga a los jugadores, entre misión principal y misión principal, a hacer misiones repartidas por el mapa. En las primeras horas está muy bien porque es novedoso, pero cuando llevas así 20 horas se siente una pérdida de tiempo.

Visualmente, no se justifica que sea puramente para consolas de nueva generación, además de para PC; pero deja estampas bonitas gracias al diseño artístico, lástima de que esté capado a 30 FPS. Ojalá con un parche llegue el modo rendimiento que tan bien le sentaría.

Claramente, es un juego con muchas luces y muchas sombra, parece que los defectos pesan más, pero personalmente he disfrutado mucho del juego y si eres un amante de DC te recomiendo este título porque está pensado para eso. No es un Arkham y, aunque a veces lo intenta, se nota a la legua que no buscaban eso, sino algo totalmente distinto. Sin embargo, Gotham Knights parece quedarse en tierra de nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *