Análisis: Breathedge

Análisis: Breathedge

Breathedge es un juego de supervivencia en, el que viviremos una aventura épica en el espacio. Esta interesante entrega de RedRuins Softworks y HypeTrain Digital, siendo Meridiem Games la encargada de su distribución en formato físico, posee unas características que lo hacen, tal y como afirman sus creadores, «un juego con mucho estilo«.

El título cuenta con una capacidad inmersiva digna de destacar. La historia aporta un argumento intrigante que comienza en nuestra accidentada nave, perdidos en el espacio infinito; razón por la que debemos recolectar recursos, fabricar herramientas útiles (o no tan útiles…) que serán nuestras mejores aliadas o nos permitirán crear otros objetos, consumibles y equipo para hacer más factible la supervivencia. Contemplar el espacio, desplazarse por él, reír durante el transcurso del viaje…, son experiencias que se viven en esta odisea espacial con pinceladas del, también reconocido, Subnautica.

Necesitarás investigar y recoger materiales para avanzar y sobrevivir.

Sin lugar a dudas, la historia desarrollada en Breathedge se sostiene gracias a su acertadísimo humor, desde antes de comenzar a jugar (literalmente). Y es que los de RedRuins Softworks nos introducen en un contexto en el que no cabe duda de que las risas estarán aseguradas. En cada rincón encontrarás objetos o situaciones que te sacarán una sonrisa. Estamos ante un crossover de ideas, donde conviven el gore, mucho humor negro, la gallina multiusos, cientos de easter eggs, curiosos diálogos, momentos elevados de tono y otros tantos elementos.

Durante la aventura encontrarás una gran cantidad de coleccionables.

Uno de los factores más importantes durante el juego es la sensación que se transmite en cada momento. Esto se debe a la presión por quedarnos sin recursos, especialmente el oxígeno. Esta mecánica es muy llamativa y se torna un elemento fundamental en la inmersión, ya que a diferencia de otros juegos de supervivencia, respirar en el espacio es cuestión de vida o muerte, y así nos lo plantean en Breathedge. Al comienzo de la aventura, a penas disponemos de algo más de un minuto de oxígeno, por lo que nuestro tiempo para desplazarnos fuera de la nave estará muy limitado. El papel del oxígeno es crucial durante el primer acto del juego, creando una brillante atmósfera de tensión cada vez que salimos a explorar o a recolectar otros recursos.

Nos veremos obligados a investigar poco a poco, cometeremos errores al no controlar de cuánto oxígeno disponemos, y tendremos que calcular las distancias para saber hasta donde podemos llegar con el limitado oxígeno. Todo esto será así hasta que consigamos mejorar nuestro equipo, con el que aumentarán los segundos de aire en nuestro traje. Tras mejorar nuestras pertenencias, podremos alcanzar nuevos lugares más alejados de nuestra nave (donde siempre volveremos a recuperar el aliento).

También es necesario hablar de los materiales que iremos encontrando, ya que dichos recursos pueden llegar a ser difíciles de recolectar por su lejanía o escasez. Algunos de ellos son muy comunes y no habrá problema en conseguirlos cuando la situación lo requiera, pero en ocasiones deberás elegir qué objeto u herramienta necesitas producir con mayor urgencia, debido a que no todos los materiales están siempre disponibles… Escoge sabiamente y no malgastes nada, compañero.

El oxígeno, entre otros, será un bien muy preciado en Breathedge.

Comer, beber, dormir e incluso orinar, serán algo cotidiano en Breathedge. A lo largo de la aventura, perderemos salud en diferentes ocasiones y, por ello, descansar en una cama será un modo de recuperarla. Estas siestecitas nos sabrán muy bien cuando necesitemos recuperarnos tras apurar el oxígeno, recolectando materiales o investigando en el vasto espacio.

En cuanto al hambre o la sed, la sensación es contradictoria… Si bien es cierto que se bebe bastante agua durante todo el camino recorrido en el juego, no ocurre lo mismo con la comida. Durante la partida jugada, se llegó a acumular muchísimo alimento, que nunca se llegó a usar y restó parte de esa agonía por sobrevivir.

Cuando duermes recuperas la salud, pero también aumentará el hambre y la sed.

Otra de las características fundamentales en este videojuego es su amplio inventario. Cuando accedemos a él, podemos encontrar distintas secciones para organizar cada tipo de material. El «crafteo» juega un papel importante, ya que nos permitirá crear todo tipo de objetos, incluso nuestra propia estación espacial. En ella podremos decorar, emplearla como cobijo y será el lugar donde almacenaremos todos nuestros materiales para desarrollar nuevas herramientas que nos permitan continuar con nuestra historia.

Una considerable variedad de elementos, que podremos utilizar para originar otras cosas, como alimentos, equipamiento que mejore nuestras características de personaje, herramientas, armas y consumibles, entre otras. Hasta contaremos con una sola sección para objetos raros perdidos por el espacio (o easter eggs) que nos harán reír en más de una ocasión.

El gran fallo encontrado en lo que se refiere al inventario de este juego, está en no poder llevarnos con nosotros los maletines contenedores cuando estos están llenos hacia la siguiente zona del mapa. Mientras haya un único material dentro, no podremos coger el maletín, obligándonos a dar vueltas innecesarias de una zona de mapa a otra, exclusivamente para transportar nuestros objetos y materiales. Este fallo absurdo, se empequeñece desde el momento en el que se ponen a nuestra disposición los vehículos que agilizarán los viajes entre estaciones y distintos rincones del espacio.

Catálogo de herramientas y armas.

El trabajo de RedRuins Softworks es notorio y una de las cosas más sorprendentes es que Breathedge se ve realmente bien. Con paisajes hermosos y localizaciones realmente interesantes donde sacar alguna que otra captura, cuenta con un satisfactorio acabado artístico, cuyos escenarios se sienten agradables a la vista. Por otro lado, el rendimiento es estable, sin caídas cruciales de fps, y tampoco se han encontrado bugs que afecten a la jugabilidad.

La duración es de unas 20 horas aproximadas, dependiendo de cuánto quieras explorar por el espacio. Con una lista de tareas por cumplir, para poder avanzar, iremos descubriendo nuevas zonas a las que tendremos acceso conforme mejoremos nuestras pertenencias. Además, consta de varios capítulos en los cuales se nota una clara diferencia del estilo de juego que nos proponen. Si bien la primera parte del título consiste en investigar y recolectar recursos por el espacio, la segunda parte rompe un poco con eso para mostrarnos otra versión del juego, aventura con aroma de shooter (salvando las distancias) recorriendo estaciones.

La ambientación juega un papel indiscutible en Breathedge.

Como conclusión, Breathedge es un buen juego para los amantes del género supervivencia, que se gana a su público gracias a un buen sentido del humor y su capacidad inmersiva. El título está disponible para PC, Xbox One, PS4, Nintendo Switch y recientemente para PS5. Además, ya cuenta con la mencionada edición física para PlayStation, gracias a Meridiem Games.

Acerca de Jontxu

Me conocen como Jontxu. Hace décadas probé las videoconsolas de mis primos mayores y ahora soy yo quien presta sus videojuegos a los primos pequeños...A veces juego y otras escribo.

Ver todas las entradas de Jontxu →

Un comentario en «Análisis: Breathedge»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *