Análisis: Live by the Sword: Tactics – Un juego táctico que no termina de ser RPG

Live by the Sword: Tactics

Siempre es bienvenido un RPG táctico. No solamente por el meme, que también, sino porque estos RPG’s son realmente entretenidos. En este caso, tenemos a Live by the Sword: Tactics, un «RPG» que, como bien dice su nombre, es táctico. Desarrollado por Labrador Studios. Veamos si vale la pena en este análisis.

Poder para controlarlos a todos

Como ya mencionamos, Live by the Sword: Tactics es un RPG táctico. ¿Y qué significa táctico? Básicamente, que la estrategia es un componente clave en los combates. Estos se dan en un escenario dispuesto por casillas, donde cada héroe y enemigo ocupa una de estas. Desde ahí, el alcance, todos sus ataques y su movimiento se calculan por el número de casillas que afecten.

Cada personaje tiene unas habilidades y fortalezas distintas. El luchador hace buen daño cuerpo a cuerpo, mientras que la cazadora se especializa en daño a distancia. El guerrero tiene más vida y aguanta bien los golpes, mientras que el mago o la curandera tienen menos vida y necesitan mantener sus distancias de los enemigos. O, por ejemplo, el alquimista, que puede potenciar a sus compañeros o dar desventajas a los enemigos. Las habilidades de cada clase es lo que más diferencia a los personajes. El atractivo de este tipo de juego reside en formar tus propias estrategias para salir victorioso de los enfrentamientos.

Todas las habilidades tienen un tiempo de recarga de un número determinado de turnos, menos el ataque básico. Esto significa que no podemos simplemente utilizar una y otra vez el mismo ataque, sino que tenemos que pensar bien qué hacer en cada turno. En el lado derecho de la pantalla se puede ver el orden en el que actúan todos los personajes en el escenario, por lo que también es importante tener eso en cuenta a la hora de jugar.

Será duelo a muerte con magos.

Bonito, pero simple

Live by the Sword: Tactics tiene un estilo pixel-art muy bonito y es de sus mejores aspectos. Los personajes se ven muy bien y, aunque los escenarios pecan de ser un poco simples, también tienen suficiente variedad entre sus modos de juego. Estos escenarios no son solo planos, los desniveles son clave en el movimiento de los personajes, pues solo pueden cambiar 1 desnivel por turno, lo que limita el movimiento, a excepción de la cazadora, que puede saltar dos niveles con una de sus habilidades. Además, próximamente llegará la opción de crear tus propios escenarios, como se puede ver en el menú de inicio del juego.

Simple es la palabra que podría definir al juego. Tanto estos escenarios como la mayoría de los combates y la profundidad de estos, o incluso su historia, resultan bastante simples y escasos.

Durante el modo historia, uno de sus modos principales, solo contaremos con 7 personajes distintos, uno por cada clase de personaje; de los cuales podremos utilizar en un nivel hasta un máximo de 5. Estos personajes, a lo largo de la historia, no avanzan ni suben de nivel, ni aprenden nuevas habilidades, sino que permanecen tal y como están. Esta historia no es más que una serie de niveles divididos en tres actos, con una pequeña sección de diálogo al principio de cada nivel. Y aunque esta historia tiene sentido y forma una aventura por la que pasamos, no es su punto fuerte. Como ya dijimos, no es mala, pero sí simple. En este caso, sirve para dar lugar a los enfrentamientos, pero no destaca especialmente.

Consejo: Mátalos hasta que se mueran.

Variedad y jugabilidad

Los personajes, como ya comentamos, no cambian mucho, lo que afecta a la variedad durante los combates. Si bien cada clase tiene una seria de habilidades entre las que podemos elegir cuál equipar, no es suficiente para dar paso a la diversidad que suele caracterizar a este tipo de juegos. Tampoco hay demasiados tipos de enemigos, y estos tampoco cambian mucho a lo largo del juego. Esta forma de afrontar el modo historia, no da prácticamente ninguna rejugabilidad.

Aunque para ello, el juego nos presenta su modo roguelike, donde si podemos ver un poco más de variedad. Ahora sí, nos encontramos con un modo que nos da más opciones de rejugabilidad. Al principio de cada partida, se nos dará 3 personajes con algunas habilidades de forma aleatoria. Es importante destacar que algunos de los enemigos en el modo historia se desbloquean como personajes utilizables en este modo.

De ahí, se nos lleva a un mapa con varios puntos conectados por caminos. Se empieza colocando en uno de los puntos la localización de un poblado y, después, en una zona adyacente, se coloca una zona de batalla. Al moverse a una de esas casillas, se entra en batalla. En este modo, el daño que nuestros personajes reciban se mantendrá entre batallas, y de la misma forma, si llegan a morir, los perderemos para siempre. Para eso están las aldeas, donde podremos descansar, comprar suministros para utilizar en batalla, contratar a nuevos personajes o cambiarles las habilidades. Por supuesto, todo esto requiere tener oro, que es una de las recompensas obtenidas al salir victorioso de las batallas, junto con otra localización para poner en el mapa. En general, este modo cuenta con una estructura más interesante y bastante más desafío. Uno de sus mejores aspectos e ideal para rejugar tantas veces como a uno le apetezca.

Aun así, todavía hay otro modo del que no hemos hablado. El modo desafío (o estratega), que nos plantea varios escenarios con un reto que tendremos que resolver en el menor número de turnos posibles. Este modo es el que tiene los escenarios más interesantes y, al tener condiciones especiales en cada combate, los diferencia entre sí.

Entre los modos de juego destacan el roguelike y el futuro creador de escenarios.

El abc del RPG

Sin embargo, con todo esto, si los combates son simples en sí, poco se puede hacer. Más que por el hecho sean simples, la poca variedad de personajes y habilidades ya mencionadas pueden hacer que los enfrentamientos se vuelvan repetitivos con el paso del tiempo, pues al no poder mejorar personajes, ni sus habilidades, todo se vuelve bastante más estático. Aunque, sí me parece una vía de entrada muy accesible para todo aquel que se interese en este género y quiera adentrarse en el mundo de los RPG’s tácticos. Y esto lo cumple gracias a la capacidad de poder combatir con otras personas de forma online en un modo PvPotro aspecto destacable.

De todas maneras, Live by the Sword: Tactics se beneficiaría mucho de ampliar el contenido actual. Más variedad de enemigos, personajes y habilidades, e incluso algún desafío más.

En el resto de apartados, el juego no destaca en especial. La música, sin ser mala, tampoco es memorable y la vista isométrica puede llegar a ser una molestia a la hora de seleccionar casillas concretas que estén tras alguna columna o árbol. Además, sufrí un par de bug que me obligaron a repetir la partida porque la IA no funcionaba, por lo que los oponentes nunca terminaban su turno, o que el juego no reconoció los inputs del ratón, por lo que no podía seleccionar ninguna acción.

RPG tácticos, ahora con misiones de escolta… casi.

Conclusión final

En todo, Live by the Sword: Tactics en un juego simple. La etiqueta de RPG, se la pondría con comillas. No muy memorable en ningún apartado en especial, pero una gran opción para todo aquel que quiera introducirse a este género. Con una historia corta y poco rejugable, pero con más modos de juego más variados y entretenidos. Aun así, sufre de carencia de variedad y un progreso típico de los RPGs, por lo que se beneficiaría enormemente de futuras actualizaciones.

Si bien sufrí algunos fallos que me llevaron a reiniciar partidas, el juego no era particularmente difícil y la campaña se puede completar en unas 4/5 horas, como mucho. Aun así, quedan los modos de juego adicionales y el PvP para compensar esa falta de duración en su modo historia.

Para aquellos que quieran una profunda experiencia RPG con más variedad y desafío, este juego no es la mejor elección. Pero si futuras actualizaciones solucionan este aspecto, sí podría recomendarlo a quienes quieran empezar en el género del RPG táctico.

Live by the Sword: Tactics está actualmente disponible para Steam.

Acerca de Ernesto Fernández

Un fan más de los videojuegos que aprovecha su tiempo libre para escribir alguna que otra cosa.

Ver todas las entradas de Ernesto Fernández →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *