Undead Labs es acusada por discriminación y de llevar un desarrollo sin rumbo con State of Decay 3

Undead Labs es acusada por discriminación y un desarrollo sin rumbo con State of Decay 3

Undead Labs, los desarrolladores de la saga State of Decay, parecía ser uno de los múltiples estudios que se vieron beneficiados tras la adquisición de Activision Blizzard por parte de Microsoft, con este nuevo rumbo contaban con muchos mejores recursos, tanto materiales como temporales. Sin embargo, no son los recursos la raíz del problema que asola a la empresa actualmente.

Kotaku ha podido entrevistar a un conjunto de 12 empleados y ex-empleados de Undead Labs que han descrito la situación tras la compra de Microsoft como un colapso con un flujo de desarrollo «no consistente». Según declaraba uno de estos entrevistados, «el equipo tester trabajaba muy duro, señalaba todos nuestros bugs e intentaban ponerle solución, pero los encargados ignoraban estas preocupaciones y decían cosas como ‘no registres los errores del multijugador’,  hablando a su vez de «un progreso artificial».

El desarrollo era aburrido, así definían sus objetivos: «Los hitos del desarrollo consistían en una pila de características inconexas que no consistían en hacer un juego divertido y eran más de tachar elementos de una lista» y no solo este aspecto estaba truncado, sino que la relación entre los trabajadores y sus superiores era mayoritariamente, negativa. «Existía una fricción compuesta por discriminación hacia empleadas mujeres, no binarios y otros colectivos marginados». Aunando más el tema, uno de los empleados puntualizaba que «el estudio realmente consistía en unos líderes que pintaban una cara DEI (Diversity, Equity and Inclusion) para Microsoft, mientras las mujeres estaban siendo ignoradas, descartadas, silenciadas y culpadas constantemente».

Comentaban que las opiniones de las mujeres eran directamente rechazadas o ignoradas. Anne Schlosser, la conocida como jefa de gente y cultura, decía que  buscaba modernizar este trato, pero los entrevistados hablan de ella como una figura poco útil. «Había un hombre en el equipo de SoD3 que estaba siendo increíblemente sexista, y Anne no hizo nada con él«. Otro añadía que, «había un encargado en el equipo de Arte Técnico que era horrible y Anne se puso de su parte«. Anne, en contra de todas estas acusaciones, simplemente declaró que, «antes de abandonar Undead Labs en una reorganización rutinaria, implementé nuevas prácticas de contratación que incrementaron la diversidad del personal a más del 30%. Colegas mujeres, LGBTQ+ y BIPOC prosperaron tanto en liderazgo como en roles de contribución individual mientras estaba en Undead Labs».

Además, mencionaban que tras la compra de Microsoft, las cosas no mejoraron en absoluto, «No había ninguna intervención visible de apoyo, nada mejoró nunca desde mi perspectiva, las cosas solo fueron a peor». Tras esto, Kotaku contactó con la propia Microsoft para hablar sobre el ambiente de trabajo en sus estudios, los cuales declararon que, «durante los últimos años, Undead Labs ha visto un número de cambios positivos y tenemos confianza en la dirección que el equipo está tomando en State of Decay 3, uno de nuestros juegos de mundo abierto en desarrollo más ambiciosos».

Así pues, los desarrolladores de State of Decay 3 se suman a la retahíla de empresas que cuentan con cargos sobre discriminación o acoso laboral, junto a Ubisoft, Riot Games y, cómo no, Activision Blizzard.

Acerca de Adrián Álvarez

Integrador Social y apasionado de los videojuegos, Cofundador y redactor de Helgames y un amante de los Soulslike y Roguelikes.

Ver todas las entradas de Adrián Álvarez →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *